Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Una buena PISTA no basta para descubrir el secreto mejor guardado del CSIO de Gijón/Xixón

Votos

(Total de votos recibidos 64)

(Puntuación 2,95)

0831-los-secretos-de-la-pista-del-hipico
Para que, edición tras edición, verano tras verano, en el concurso hípico de Las Mestas todo salga perfecto antes hay que diseñar, ajustar y engranar al milímetro una infinidad de tareas. Un pesada –y gozosa– responsabilidad que recae, desde el inicio y principalmente, sobre los experimentados profesionales del Patronato Deportivo Municipal (PDM) de Gijón/Xixón.
Este año, sin embargo, ha habido un cambio muy importante: la dirección técnica ha sido encomendada a la empresa In2strides de la que es director Alejandro Ancín Berdegué (a la izquierda en la foto de bajo). Una firma especializada que, en sus propias palabras "ofrece una innovadora forma de organizar y manejar espectáculos y competiciones ecuestres nacionales e internacionales, con soluciones de vanguardia en las áreas de gestión, consultoría, cronometraje y puntuación".

0831-los-secretos-de-la-pista-del-hipico-03

¿Y en qué consiste, a grandes rasgos, la labor compartida y complementaria que realizan, en necesaria y cercana sintonía, los profesionales de In2strides y los del PDM?

Pues para empezar, diseñar y configurar la pista de saltos, los distintos recorridos, los saltos y los esfuerzos de cada prueba, apoyándose, por supuesto, en ese pilar que suponen la sabiduría y los recursos técnicos de Avelino Miravalles, su diseñador jefe y durante muchos años director del torneo, toda una institución en el hípico gijonés.

Y en segundo lugar de otra tarea primordial como es el cronometraje y los sistemas de puntuación y evaluación de las carreras.

Muy temprano en la mañana, a primera hora de cada jornada, el "verde" del Complejo Deportivo Municipal de Las Mestas es un hervidero de técnicos, operarios, directores, jinetes y amazonas recorriendo el perímetro y supervisando cada rincón del césped, cada brizna de hierba, la altura y colocación de cada barra y de cada obstáculo.

0831-los-secretos-de-la-pista-del-hipico-01

Los primeros certificando que todo está en sus sitio. Los últimos, contando los pasos que hay entre obstáculo y obstáculo y recorriendo mentalmente cada giro y cada recta, haciendo ya en su cabeza el mejor tiempo de la jornada.

Pero los que tienen una ardua tarea son los operarios. Deben de estar permanentemente atentos a que el delicado césped, uno de los tesoros del hípico de Gijón/Xixón, no sufra más de lo necesario. Es frecuente encontrarlos sellando pequeñas superficies de hierba con unos grandes mazos de madera, empleando energía y cariño a partes iguales, o colocando las vallas en sus sitio, en el caso, frecuente, de que durante la competición se produzca algún derribo.

0831-los-secretos-de-la-pista-del-hipico-02

Aunque, si hay un elemento familiar a lo largo de estos últimos 25 años de concurso es esa reconocible voz en off que nos acompaña, a través de la megafonía del recinto, con cada presentación y con la narración puntual y precisa de las pruebas deportivas.

¿Quién es esa persona encargada, año tras año, de anunciar a cada concursante y de adornar su entrada en pista con algún recuerdo destacado de sus logros? Pues nada menos que don José Antonio Mori, “la voz del hípico”. Su sabiduría, su sentido de la oportunidad, su entonación amable, pausada y siempre correctísima se nos antoja ya imprescindible. Desde la tribuna de autoridades, José Antonio acompaña continuamente con su locución a los jueces, mientras supervisan y analizan con mirada implacable y justa la evolución de jinetes y amazonas sobre el verde de Las Mestas.

0831-los-secretos-de-la-pista-del-hipico-04

Estas son, a grandes rasgos, las líneas maestras del plano secreto del concurso hípico.

Un diseño casi perfecto sobre el que se dibuja, en el último momento, justo antes de entrar en pista, una línea final: la inspección tanto de caballos como de jinetes por parte de otras destacadas autoridades, los jueces de pista. Ellos garantizarán que las tobilleras y otros aparejos que protegen al animal al ejecutar los saltos sean adecuados, estén en su sitio y bien ajustados, evitando así posibles lesiones tanto a él como a su jinete.

A partir de aquí, en sus cascos y en la cabeza de su guía está el otro gran secreto de Las Mestas, esa fina línea que separa el fracaso del éxito en el mundo de la hípica de élite.

Palabras clave Hípico, 2018, Gijón, Deporte